sábado, 28 de mayo de 2011

20 de junio, Belgrano y la Bandera

El 20 de Junio se conmemora en Argentina el Día de la Bandera. Fue establecido por ley en 1938 por el Congreso de la Nación, por ley nacional Nº 12.361. Se eligió esa fecha porque era el aniversario de la muerte de Manuel Belgrano, quien falleció el 20 de junio de 1820, y quien fue el creador de la que hoy en día es la bandera nacional argentina.

image

Pero para comprender el origen de la bandera, hay que conocer un poco de los tiempos que se vivían en los territorios de la actual Argentina para 1812. Habían pasado dos años desde la Revolución de Mayo, pero todavía no se hablaba oficialmente de independencia. Se mantenía lo que se conoció como la Máscara de Fernando VII. El gobierno de la revolución mantenía que sólo había depuesto al virrey porque ya no era un representante del rey español, sino de los franceses que habían invadido España.

Pero en la práctica Buenos Aires y las provincias del antiguo Virreinato del Rio de la Plata que se habían plegado a la Revolución, estaban en guerra con las fuerzas españolas en América.

Justamente Manuel Belgrano, abogado de profesión, fue nombrado general por la Primera Junta en 1810, para que se ocupase de llevar la revolución a la Banda Oriental (hoy Uruguay) y a Paraguay.

Bandera del Ejército de los Andes Para febrero de 1812, se le confirió la orden a Belgrano de que construyese unas fortificaciones en el pueblo de Rosario, para defender la frontera del río Paraná ante una posible invasión portuguesa, ya que este reino estaba avanzando desde Brasil sobre lo que hoy es Uruguay, a la vez que se creía que una flotilla española subiría por el río para cortar las comunicaciones de los ejércitos del norte con Buenos Aires.

Así fue que el 13 de febrero de 1812 Belgrano le escribió al Triunvirato de Buenos Aires pidiéndole autorización para usar la escarapela como distintivo, ya que cada regimiento tenía uno distinto, y no quería que se confundiesen los colores con los del enemigo. Así logró que el gobierno porteño declarase por decreto el 18 de febrero que “la escarapela nacional de las provincias del Río de la Plata sería de color blanco y azul celeste”.

Belgrano se entusiasmó con la idea de que todas las tropas estuviesen unidas bajo un distintivo y unos colores que los identificasen con el ideal revolucionario que trataban de llevar adelante. Entonces le escribió al Triunvirato:

“Las banderas de nuestros enemigos son las que hasta ahora hemos usado; pero ya que V.E. ha determinado la escarapela nacional con que nos distinguiremos de ellos y de todas las naciones, me aterevo a decir a V.E. que también se distinguieran aquellas y que en estas baterías no se viese tremolar sino las que V.E. designe. Abajo, excelentísimo señor, esas señales exteriores que para nada nos han servido, y con que parece aún no hemos roto las cadenas de la esclavitud”.

Aquí Belgrano se refería a la máscara que mantenía el gobierno porteño pretendiendo gobernar en nombre del rey Fernando VII, prisionero de los franceses en Europa.

image El mismo día en que envió la carta, el 27 de febrero, Belgrano enarboló una bandera con los colores de la escarapela durante la inauguración de las fortificaciones. Inauguró así también la bandera que luego sería la que llevarían todos los ejércitos de la revolución, y la que nos identifica hoy como nación. Unos colores que también inspiraron a otras naciones de América, que los adoptaron en sus propias banderas.

Así informaba Belgrano de la unauguración de la bandera:

Excmo. Señor:
En este momento que son las 6 y 1/2 de la tarde se ha hecho la salva en la Batería de la Independencia, y queda con la dotación competente para los tres cañones que se han colocado, las municiones y la guarnición.
He dispuesto para entusiasmar a las tropas, y estos habitantes, que se formas en todas aquellas, y les hablé en los términos de la copia que acompaño.
Siendo preciso enarbolar Bandera, y no teniéndola la mandé hacer blanca y celeste conforme a los colores de la escarapela nacional: espero que sea de la aprobación de V. E.
Dios guarde a V. E. Muchos años,
Rosario 27 deFebrero de 1812.

Manuel Belgrano

Poco tiempo después Belgrano partía hacia el norte, a hacerse cargo del frente de batalla del Alto Perú. Varias veces el gobierno de Buenos Aires lo reprendió por usar la bandera, y le pidió que la guardase hasta que el momento fuese el propicio. Se usó intermitentemente hasta que el Congreso de Tucumán la aprueba como bandera de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Otros detalles

En un decreto presidencial de 1944, se especificó que la bandera oficial de la nación sería la aprobada en el Congreso de Tucumán, que paradójicamente estaba reunido en Buenos Aires, el 25 de febrero de 1818. Esta bandera era la que tenía el sol en el centro. El sol debía ser el de la moneda de oro de ocho escudos de la época, y en la bandera debía ser dorado. Pero en aquellos primeros tiempos de la independencia argentina el sol incaico se había elegido para la bandera de guerra. Actualmente no existe tal distinción, la bandera oficial es la del sol.

Antes, el 20 de julio de 1816, en el mismo congreso, sólo que esta vez sí estaban en Tucumán, se especificó que los colores serían el celeste y el blanco que había elegido Belgrano en febrero de 1812. Fue por iniciativa del diputado Juan José Paso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No séas anónimo, pon tu nombre abajo